Liderazgo oxidado y liderazgo H2O – Grupo Comunicar

Liderazgo oxidado y liderazgo H2O

Por Charly Dell´Aquila.

Si las empresas se reinventan para seguir su éxito, por el mismo motivo hay que reinventar el liderazgo. Las compañías no cambian su objetivo principal que es obtener resultados, sino que se modifica su formato.

Un líder exitoso seguramente tiene buen diálogo con la gente, dirige, planifica, busca acuerdos, se compromete y sirve de ejemplo.

Sin embargo cada una de esas características en el mundo VICA actual (volátil, impredecible, caótico y ambiguo) se han “oxidado” (no son tan efectivas como antes, no fluyen, dan más trabajo, requieren mayores esfuerzos).

El equipo a dirigir ya no está en el mismo lugar ni en el mismo tiempo, las reuniones son virtuales y muchas veces no nos encontramos en persona con los otros. Los proyectos tienen menos períodos de concreción, la agilidad ha ganado su lugar y todo está distribuido. Y para colmo: ¡No hay tiempo!

En este contexto las habilidades que el líder tiene que desarrollar son otras.

Y a pesar del contrasentido, el agua (H2O) es una solución.

El agua tiene distintos estados. A) Es líquida, lo que le da gran facilidad de fluir, de tener presencia, de ablandar, de integrar, de destrabar. B) También puede ser sólida, aportando dureza, estructura, firmeza, ocupando un espacio, y C) puede presentarse gaseosa, siendo liviana, voluminosa, transparente, ágil y con una densidad que puede ajustarse.

Hay que desarrollar nuevas habilidades o refrescar el modo en que ejercemos otras.

Algunas de ellas son:

a. Poder mirar el presente desde el futuro y tomar decisiones.

Desarrollar escenarios, tomar riesgos, marcar el “norte”.

b. Abandonar el esquema de certeza y precisión, y abrazar la claridad del rumbo.

Filtrar el ruido de datos y prestar atención a la información pertinente.

c. Evitar que el temor (algo natural que el mundo VICA nos provoca) nos paralice.

Entrenarnos en el temor (por elección) para que ese sentimiento no nos dañe ni nos obstaculice la acción.

d. Cultivar y hacer cultivar la pasión y la perseverancia.

El mundo VICA requiere gran cantidad de energía, no hay espacio para Líderes desapasionados con sus roles o proyectos.

e. Adaptarnos a organizaciones que no tienen una estructura definida y donde la autoridad está distribuida.

Gestionar una red de contactos, más que una estructura organizativa pasa a ser una característica crítica para lograr los objetivos.

f. Ejercer el liderazgo donde la “presencia” es no estar “presente”.

Trascender el cara a cara, en un mundo post Covid, no hay vuelta atrás. Esto implica también poder tener acceso a recursos no locales. Ya no importa la geografía, todos estamos a un click del otro.

g. Generar energía positiva, un ambiente de trabajo amigable y agradable donde todos quieren estar.

La pertenencia y el compromiso para “dar la milla extra” en el esfuerzo es el resultado de un ambiente co-diseñado entre todos. Ya sea físico o virtual. El líder tiene que facilitar la construcción de estos espacios de interconexión entre los miembros del equipo.

h. Utilizar las redes sociales para darnos a conocer como líderes.

En la antigüedad los colaboradores conocían a su líder a través de participar y compartir con él el día a día de la oficina. Ya no más.

Tanto por la virtualización como por el tiempo menor que los proyectos tienen en la actualidad. En la antigüedad los proyectos duraban años.. ahora duran semanas. No hay tiempo para generar con solo en esos momentos lazos importantes. Por ende la gente busca información en las redes. Es un requisito que el Líder tenga una imagen en las redes, donde su gente podrá conocer sus intereses, sus logros, sus valores, su trayectoria, sus hobbies, y todo lo que les permitirá saber con quién están trabajando. Esto es bidireccional o multidireccional, ya que todos los integrantes tienen la misma posibilidad, y la usan.

Estamos en un mundo donde el tiempo oxida la mayoría de las cosas.

Y al liderazgo también. Solo que antes ese tiempo se medía en días, y actualmente se cuenta en minutos.

Si siente ruidos, chirridos, y alguna dificultad en su liderazgo actual, no lo dude: ¡Llámenos! Sabemos cómo ayudarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *