Modernización de Instituciones Públicas: De pavos, corrales, águilas, cisnes y otras aves – Grupo Comunicar

Modernización de Instituciones Públicas: De pavos, corrales, águilas, cisnes y otras aves

Por Charly Dell’Aquila.

Don Zoilo, paisano sabedor, siempre me contaba con un dejo de picardía:

“Hay muchos tipos de aves, todas tienen alas, pero no todas vuelan de la misma forma. Las de corral tienen un vuelo torpe, bajo, nada lindo de ver, m`hijo… Pero hay otras que tienen un vuelo majestuoso y, cuando las ves, querés que te salgan alas para aprender de ellas y seguirlas.”

Dicha esta analogía, ahora sí, me meto de lleno en la modernización de las entidades públicas.

No voy a concentrarme en lo que no puedo modificar (¡pavos hay en todos lados!) sino en lo que sí puedo, que es orientar los esfuerzos de los que quieren y pueden volar.

Actualmente se dan tres circunstancias muy favorables:

  • A) Hay un grupo de jóvenes (millennials en su mayoría) que tiene una nueva mirada del trabajo y busca en él su realización;
  • B) Existen sistemas tecnológicos diseñados para obtener eficiencia en todos los circuitos (sea en entidades públicas como en las privadas);
  • C) Hay personas que cuentan con años de experiencia, ideales y compromiso con su labor.

Los que no entramos en la categoría a), ¡no se desanimen! Por el contrario: somos imprescindibles para ordenar y compartir nuestra experiencia y “cintura” para movernos en estos entornos.

Esta confluencia, por otro lado, tiene un efecto concreto en la modernización de la estructura de las entidades. El empowerment y la contabilización automática del trabajo realizado y del no hecho, que ofrece la tecnología a través de indicadores, simplifica la gestión.

El control pasa a ser seguimiento y el líder se convierte en un facilitador de recursos para que los equipos puedan llegar a los objetivos.

El foco del trabajo en consultoría es aprovechar el envión que nos ofrece esta confluencia. Obviamente, esto no es “soplar y hacer botellas”,  pero estamos trabajando en ese sentido y los resultados ya obtenidos son muy positivos.

La parte tecnológica de este proceso se las dejo a mis compañeros de Comunicar que son los especialistas en esto, y yo me concentro en el lado humano de esta transformación.

Hay dos modelos que son muy útiles en este sentido.

Uno es el modelo de Flujo de Csikszentmihalyi Mihaly (¡el apellido está bien escrito! Yo le digo “Miguelito” para abreviar). En este modelo tenemos dos ejes: el de desafío y, el otro, el de habilidades.

Si una persona tiene un desafío muy superior a sus capacidades, entra en stress.  Por otro lado, si las capacidades son muy superiores a sus desafíos, se aburre. El flujo se logra jugando con estas variables, dándoles a las personas un desafío acorde a sus capacidades actuales y haciendo que, en la medida en que avanza, desarrolle nuevas habilidades.

Con nuestros entrenamientos mostramos cómo alcanzar el equilibrio y el juego de retroalimentación entre las dos variables.   

El otro enfoque es el de Daniel Pink, conocido como Motivación 3.0. Este señala que las personas más productivas son motivadas por los espacios de trabajo que les permiten:

  • Autonomía: sentirse capaces de tomar decisiones, ser dueños de su tiempo, emplear su criterio
  • Maestría: que exista un camino de superación, de aprendizaje, de perfección en lo que hacen y elijen hacer
  • Propósito: buscan que la actividad que realizan tenga un sentido más allá de la tarea en sí misma. Que trascienda, que sea importante, que sirva al otro. Que su accionar deje alguna huella.

Las personas motivadas, estén en entidades públicas o privadas, contagian su pasión por el hacer. La motivación es la clave para lograr instalar modernizaciones en cualquier tipo de organización,  tanto públicas como privadas.

Nótese que, en ninguno de los dos modelos, la recompensa es extrínseca,  ni tampoco es un factor en la fórmula de productividad. Las personas son la clave, porque en los entornos mencionados, se auto-motivan y motivan a otros, inspiran.

Empezamos hablando de corrales, pavos y otras aves.

En estos tiempos, los corrales se hacen cada vez más pequeños,  y los pavos viendo a sus pares volar sienten la motivación de transformarse. Después de todo, nuestro vuelo es una elección personal, libre y comprometida con nuestros ideales y valores.

Si generamos el contexto adecuado, tendremos muchos más colaboradores de alto vuelo.

Estamos para ayudarte

En nuestros 16 años de trayectoria hemos acompañado tanto a organismos provinciales como municipales a potenciar la atención a sus contribuyente.

Agendá una reunión virtual o presencial con nuestro equipo profesional para conocer las soluciones a medida que tenemos para tu organización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *