Pymes – Grupo Comunicar

Con el Programa Crédito Fiscal podés capacitar a tus empleados y el Estado Nacional te emite un “certificado de crédito fiscal” por el valor de la formación. Luego usás ese certificado para pagar tus impuestos nacionales.

Es decir, que en lugar de pagar los impuestos nacionales podés usar ese dinero para capacitar a tu equipo de trabajo.

Los impuestos que podés pagar con ese certificado son IVA, ganancia mínima presunta, impuesto a las ganancias e impuestos internos.

Existen diferentes tipos de organizaciones que pueden participar:

  • Mipymes: pueden capacitar a sus empleados o ceder el dinero para otra organización.
  • Grandes empresas: sólo pueden ceder su cupo a otra empresa de su cadena de valor.
  • Emprendedores/as: pueden recibir las capacitaciones.
  • Instituciones intermedias de apoyo Pyme: pueden participar como beneficiarias en la modalidad para fortalecimiento de infraestructura para el desarrollo regional.

La fecha límite para ingresar es el 30 de septiembre o hasta agotar el cupo por lo que la fecha de cierre termina siendo antes.

Para participar del programa tenés que presentar un proyecto al Ministerio de Producción de la Nación. Luego de ejecutado, tendrás que presentar una rendición de los gastos. Una vez aprobada la misma, te emitirán el certificado para que uses para abonar los impuestos.

Para calcular el monto del certificado, hay dos elementos clave:

  • Tamaño de la empresa calculado en base a la cantidad de empleados registrados.
  • Volumen de la masa salarial bruta (suma de los salarios de los empleados).

Desde Grupo Comunicar hace más de 10 años que acompañamos a empresas de la región en este programa. Nuestro acompañamiento es integral e incluye:

  • Elaboración del proyecto: soporte en las certificaciones contables necesarias, formularios y cronograma de capacitaciones.
  • Presentación y seguimiento.
  • Ejecución: somos Unidad Capacitadora registrada en el Ministerio de Producción y contamos con un equipo profesional interdisciplinario para la ejecución de las capacitaciones.
  • Rendición del proyecto: contamos con experiencia para darte soporte en la elaboración de los documentos necesarios para la rendición.

Capacitar a tu equipo de trabajo en este contexto es la mejor inversión que podés realizar. Por eso te invitamos a contactarte con nosotros o agendar una reunión gratuita para conocer cómo te podemos ayudar.

Evolucionemos juntos.

Por Magister Fabricio San Martín

“No hay mal que por bien no venga”, solía decir mi abuela. Y si hay algo bueno que trajo la cuarentena del Covid-19 es el avance que hemos alcanzado en la transformación digital, no solo de nuestras organizaciones sino también en nuestras vidas. Gracias a él ahora somos expertos en hacer reuniones virtuales, comprar por internet o hasta tomar clases online.

Nuestras organizaciones empezaron a utilizar cheques electrónicos y descubrieron la facilidad de su utilización, incluso con la posibilidad de venderlos en el mercado de capitales reduciendo la velocidad para hacerse del dinero a una mínima fracción de tiempo.

Eventos que antes reunían numerosa cantidad de gente tuvieron que hacer su transformación y ahora gracias a ella podemos concurrir a los mejores eventos sin movernos desde casa.

Este año, por ejemplo, pude asistir a la EFI Week, el mayor Congreso de Economía, Finanzas e Inversiones de Argentina desde mi casa y sin gastar un peso (mientras que el año pasado para poder asistir tuve gastos de traslado, alojamiento y entradas para poder concurrir en BsAs). Lo mejor de todo es que también pude asistir a otro evento de gestión para PyMEs organizado por la Universidad del CEMA, demorando solo 5 minutos entre evento y evento (¡tiempo que me tomé para ir al baño!).

La primera conclusión que me deja todo esto es que si pudiéramos vencer la inercia de quedarnos en nuestra zona de confort podríamos buscar proactivamente diferentes modos de anticiparnos a nuestras necesidades.  Seguramente si hubiese sabido con anticipación que los miembros de mi organización iban a necesitar hacer teletrabajo cuando comenzó la cuarentena, hubiera tenido tiempo a preparar los recursos y la capacitación adecuada.

También podría haber aprovechado para simular cómo se afectarían las ventas y qué recursos necesito y por cuánto tiempo, y así asegurarme de tenerlos disponibles para poder utilizarlos cuando eventualmente lo requiera. Suena fácil decirlo con el diario del lunes, ¿no?

Los recursos son escasos y no hay posibilidad de asignar recursos para prepararse para cualquier eventualidad posible. Pero…¿y si fuera fácil y accesible contar con un simulador para poder proyectar ventas, gastos y ganancias? Dejame decirte que puedes tenerlo. A eso yo le llamo ¡Planeación Financiera!

 

Planeación Financiera

Seguramente mi experiencia en Finanzas, área en la cual me vengo desempeñando desde hace más de 20 años, hizo que me llamara más la atención que a cualquier otro.

Es que casi al mismo tiempo  Fernando Luciani (Director Ejecutivo – Mercado Argentino de Valores) disertando en la EFI Week y Mauricio Rampone y Mario Masasco disertando sobre el tema “PyMEs, gestionando la salida de la crisis Covid-19” organizado por UCEMA; refieren a la Planeación Financiera como herramienta imprescindible tanto para anticipar las necesidades financieras como para aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado sean para financiarse como para invertir.

Lo cierto es que no me llamó la atención de que hablaran sobre ella, sino más bien por reforzar mi entendimiento de lo imprescindible que son para cualquier organización y lo poco utilizada en pequeñas y medianas empresas. Todas las grandes lo tienen. No solo para anticipar planes de acción sino también como forma de determinar objetivos y evaluar el desempeño de sus ejecutivos.

Entonces, ¿por qué será que todavía nuestras PyMEs locales aún no cuentan con una metodología que les permita realizar proyecciones financieras? ¿Será que como comunidad nos falta educación financiera? ¿Será que los directivos de nuestras PyMes piensan que es una función que demanda muchos recursos y no pueden darse esos lujos?

¿Y si fuera posible contar con la experiencia de un Director Financiero externo para que aporte su conocimiento para implementar esta metodología?

Director Financiero externo

Recuerdo que una de mis primeras “inversiones” en mi época del colegio fue comprarme una Enciclopedia. La gran “Enciclopedia Espasa Calpe”. Más de 25 tomos muy bien encuadernados que mi mamá me decía que iba a tener para toda la vida y que me iba a ayudar a investigar sobre cualquier tema y por eso era la mejor inversión que podía hacer.

Sin dudas tuve mucha influencia de mi madre y será por eso que se la dejé en su casa cuando me fui a vivir a otro lado. Claro está que si ahora necesito buscar sobre un tema basta solo “googlearlo” para que me aparezca más información sobre el tema de lo que podría llegar a leer en mi vida.

De hecho te desafío a que si te interesó el tema busques por tu cuenta “planeación financiera” o incluso “director financiero externo”.

Seguramente me ahorrarías mucho tiempo que podría dedicar a otras cosas en vez de escribir este artículo. Pero información no es conocimiento. Así como no podemos aprender a jugar al tenis leyendo un libro, tampoco será fácil aprender a optimizar los recursos financieros leyendo artículos por internet. De todas maneras es un buen comienzo.

Mientras más investigues y explores, mayor información tendrás respecto de las alternativas y oportunidades que requiere tu organización y llegado el caso podrías darte cuenta que contar con un servicio especializado en finanzas sea tu mejor inversión.

Encontremos juntos oportunidades para tu organización

En este contexto de incertidumbre, queremos acompañarte y darte herramientas para impulsar tu negocio.

Por eso te invitamos a una sesión gratuita de 30 minutos con parte de nuestro equipo profesional para conocer tus necesidades y armar una solución a medida. Podés agendarla en el momento que prefieras.

Por Fernando Borghello

“Fuimos formados para ser eficaces en contextos estables y previsibles, pero las contingencias nos ponen a prueba. Los problemas significativos que afrontamos no pueden solucionarse en el mismo nivel de pensamiento en el que estábamos cuando fueron creados. Situaciones nuevas, soluciones nuevas, sino el fracaso de la acción está asegurado.” Así decíamos cuando hace un tiempo en este artículo.

La misma afirmación aplica cuando hablamos de gestión pública y como afrontamos desde el gobierno estos desafíos, con especial atención en el impacto empresarial de tales medidas. 

En este artículo compartiremos una visión amplia sobre qué están haciendo gobiernos alrededor del mundo buscando ese impacto significativo que motorice y haga rodar nuevamente a nuestro mundo, por lo menos como lo conocemos hasta ahora o ya se teoriza que será, la nueva normalidad.

Específicamente en países emergentes o que buscan desarrollarse como el nuestro, confluyen varios desafíos. Necesitamos ser innovadores y altamente focalizados con fondos limitados.

Al final nos centramos en las PYMES y primeras respuestas a nivel mundial en este sentido.

Impactar: en números y tipos de asistencia

De lo que no hay absolutamente ninguna duda es que la respuesta de los gobiernos no tiene precedentes históricos asimilables. 

La crisis financiera de 2008 – 2009 es irrelevante en términos de emisión si miramos los números del presente:

  • $ 10 billones de dólares anunciados solo en los primeros dos meses, que es tres veces más que la respuesta a la crisis financiera de 2008-09 
  • Solo en Europa occidental la emisión a valores presentes es 30 veces el Plan Marshall post segunda guerra mundial.
  • Los gobiernos han incluido todas las formas y formas en sus paquetes de estímulo: garantías, préstamos, transferencias de valor a empresas e individuos, aplazamientos e inversiones de capital, como si al mismo tiempo se hubieran aplicado los consejos de todas las escuelas modernas de pensamiento económico. (1)

La respuesta económica mundial hasta la fecha se ha centrado en la ayuda. 

Es probable que se necesiten más intervenciones para revivir la demanda agregada una vez que las economías se reabran si los sentimientos de los consumidores (justamente “las ganas” por consumir) y las empresas no se recuperan por completo.

La respuesta de los países del mundo varía según una serie de características, que podrían agruparse en:

  • el grado de brote y la intensidad del bloqueo (un indicador de la gravedad de la crisis), 
  • las medidas de apoyo social y empresarial preexistentes que ya existen en lugar
  • la estructura de la economía, por ejemplo, la combinación de trabajadores independientes, pymes y grandes corporaciones.

 

¿Qué pasa puntualmente en los países emergentes?

Estos países, a lo largo del mundo, tienen grandes sectores informales en sus economías y recursos limitados, lo que ha llevado a paquetes más modestos de ayuda y estímulo (comparados con lo inyectado por otras economías), por lo general, considerablemente menos del 10 por ciento del PIB. (1)

Los países con economías de mercados emergentes enfrentan una brecha de financiación: sus bancos centrales tienen un “margen de maniobra” limitado para intervenir y tienen una menor capacidad de recuperación de la deuda debido a las mayores relaciones deuda / PIB y los mayores costos de la deuda. Si a eso le sumamos el impacto de estar en pleno proceso de reestructuración de la misma, las complejidades aumentan en nuestro caso particular.

Las herramientas monetarias también se utilizan en menor grado, con monedas más vulnerables que limitan la capacidad de intervención de los bancos centrales.

Los esfuerzos generalmente se centran en hogares vulnerables. Las medidas típicas incluyen reducciones en las tasas de préstamos, aplazamientos de las tarifas gubernamentales y un mayor acceso al financiamiento. 

Mirando hacia el futuro, los países deberán ser innovadores con los fondos limitados a su disposición, dirigiendo recursos anunciados y priorizando que se entreguen al ritmo esperado y de manera eficiente. 

¿Qué hacen para las PYMES (1)

Cuando se trata de medidas específicas para las empresas , los pasos iniciales en la mayoría de los países se han centrado en proteger a las pequeñas y medianas empresas (PYME) vulnerables y a las empresas dentro de los sectores más afectados: más del 90 por ciento de los países han publicado medidas dirigidas específicamente a las PYME  y más del 50 por ciento han publicado medidas dirigidas al turismo, el transporte y los viajes. El enfoque más común ha sido liberar medidas para la reestructuración de la deuda y las garantías de préstamos.

Existe una variación significativa en la medida en que los países han ido a proteger los balances de las empresas. 

Las inyecciones de capital han sido utilizadas por solo alrededor del 10 por ciento de los países estudiados hasta la fecha, pero pueden volverse más frecuentes a medida que avanzamos hacia medidas de recuperación.

Los programas de estímulo se dividen en si transfieren valor a las empresas a través de ingresos o reducciones de costos. Alemania ha proporcionado pagos directos a empresas en función del tamaño del negocio, y alrededor del 70 por ciento de los países han brindado apoyo o compensación directa para reducir los costos salariales. Por ejemplo, Arabia Saudita cubre el 60 por ciento de los salarios de las empresas del sector privado afectadas por la crisis COVID-19, y Australia anunció el extenso pago de “JobKeeper” que tiene como objetivo subsidiar los salarios de hasta seis millones de trabajadores a través de pagos realizados cada dos semanas.

La ejecución rápida de tales medidas es crítica, ya que muchas PYME luchan con el flujo de caja. Por ejemplo, la cantidad de tiempo necesario para que los fondos lleguen a las PYME en el Reino Unido y Estados Unidos muestra que del 25 al 32 por ciento de esas empresas tenían reservas insuficientes para sobrevivir hasta que se pudiera acceder a la financiación de préstamos de los programas de apoyo. 

Una encuesta reciente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) descubrió que las tres cuartas partes de las pequeñas empresas en los países de la OCDE tenían reservas de efectivo durante dos o menos meses…como les ira a nuestras PYMES en esta encuesta? Personalmente no tengo dudas que la situación es más delicada que en estos promedios mundiales.

En síntesis: mucha emisión, rápida y efectiva asistencia haciendo que llegue a donde debe llegar (van juntos: rápida y efectiva, separadas solo causa más caos en el corto plazo) y que sobreviva el más fuerte…eso se ve a nivel mundial, con diferentes grados de intensidad según el desarrollo pre pandemia alcanzado por la economía del país. Con esas recetas se analizan resultados semana a semana y poco a poco se levanta la cabeza para mirar más allá. 

Fuente: https://www.mckinsey.com/industries/public-sector/our-insights/the-10-trillion-dollar-rescue-how-governments-can-deliver-impact